Cerrar

Política de Privacidad


Su privacidad es importante para TAKIWASI, por lo que hemos desarrollado una Política de Privacidad que cubre la forma en la que reunimos, utilizamos, transferimos y almacenamos su información. Tómese un minuto para familiarizarse con nuestras prácticas de privacidad.

Recolección y Utilización de Información Personal

La información personal está constituida por datos que pueden ser utilizados exclusivamente para identificar o contactar a una sola persona.

Se le puede solicitar información personal en cualquier momento cuando usted se contacte con el centro Takiwasi.

A continuación incluimos algunos ejemplos de información personal que el centro Takiwasi puede recolectar y cómo podemos utilizarla.

Qué información personal recolectamos

Cómo utilizamos su información personal

Recolección y Uso de Información General No Personal

También recolectamos información general no personal, la cual se compone por datos que no permiten asociación directa con ninguna persona. Podemos recolectar, utilizar, transferir, y revelar información general para cualquier fin interno de nuestro centro. A continuación incluimos algunos ejemplos de información general que hemos recolectado y cómo podemos utilizarla:


Protección de la Información Personal

TAKIWASI toma las precauciones -ya sean administrativas, técnicas o físicas – para resguardar su información personal de pérdidas, robos, o usos indebidos así como del acceso, la divulgación, modificación o destrucción no autorizados.

Integridad y Conservación de Información Personal

TAKIWASI le facilita la conservación de información personal de una forma precisa, completa y actualizada. La información personal se conservará por el período que sea necesario para cumplir con los fines establecidos en la presente Política de Privacidad, excepto que por ley se requiera o autorice un período de conservación superior.

El Compromiso de TAKIWASI con su Privacidad

Para asegurarnos de que su información personal está bien resguardada, damos a conocer estas directrices a todos los empleados de TAKIWASI e imponemos estrictas medidas de seguridad dentro de nuestra organización.

Ir a la página de inicio    
 
 
/esp/faq.php

Tratamiento de adicciones

La Región San Martín fue hasta hace poco una de las principales zonas de producción de pasta básica de cocaína (pbc) y Tarapoto una de las tres ciudades de mayor consumo de droga en el Perú. Esta zona de la Alta-Amazonía posee a la vez una gran biodiversidad que sirve de base a numerosas prácticas médicas autóctonas todavía muy vivas y dinámicas, capaces de proponer alternativas terapéuticas frente a los grandes retos contemporáneos en salud pública.

Mientras la medicina convencional oficial ofrece pobres resultados en el tratamiento de las patologías adictivas, la observación científica ha podido comprobar la alta eficacia de los tratamientos tradicionales ancestrales para tratar las dependencias a sustancias tóxicas. Desde los años 60, la neuro-psiquiatría peruana destaca mundialmente por su estudio de las medicinas autóctonas (C-A.Seguin, M.Lemlij, O.Ríos, F.Cabieses, M.Chiappe,etc.). En 1978, el Dr. Mario Chiappe, reporta a la OMS el alto porcentaje de casos de alcoholismo curados con métodos tradicionales empíricos de los curanderos norandinos del Perú.

Desde 1986, nuestra investigación preliminar se centró en la observación participante del trabajo de los curanderos amazónicos, especialmente en el uso ritualizado de plantas medicinales para el tratamiento de los consumidores de pasta básica, cannabis, cocaína y alcohol.

Sobre esta base, en 1992, Takiwasi abre sus puertas para ofrecer un protocolo de atención a los consumidores de drogas legales o ilegales.

Para ello se construyó una infraestructura adecuada para la residencia y convivencia de los pacientes, y se constituyó un equipo multidisciplinario conformado por médicos, psicólogos, educadores, curanderos y varios asistentes terapéuticos.

Desde su inicio Takiwasi recibe solicitudes de tratamiento que llegan tanto de manera individual como referidas por instituciones públicas u ONG´S, y acoge a pacientes locales, nacionales y extranjeros.

Nuestro centro es una Comunidad Terapéutica de Tipo Servicio Médico de Apoyo: Centros de Apoyo para Dependientes de Sustancias Psicoactivas y otras Dependencias, con Autorización de Funcionamiento expedido por la Dirección Regional de Salud de San Martín – Perú, a través de la RESOLUCION JEFATURAL Nº 006 – 2017 – GRSM/DIRES – SM / DIREFISA con EXP: 1536878, del 18 de enero del 2017.

*Según esta Autorización de funcionamiento, Takiwasi solo puede atender pacientes varones entre 18 y 59 años de edad. Para mayores de 50 años se evalúa caso por caso, según sus condiciones médicas y sustancia (s) de adicciones. Para casos de alcoholismo puro también evaluamos caso por caso, dado que la problemática es más compleja más aún si las personas son mayores y no hay soporte familiar adecuado luego del tratamiento.


Modelo terapéutico

El modelo terapéutico es innovador, único en su género. Se caracteriza por la combinación de los recursos de las terapias psicológicas y médicas convencionales con los de la medicina tradicional amazónica. De este modo se conforma un trípode curativo que comprende 3 espacios de trabajo terapéutico complementarios y que se retroalimentan mutuamente:


  • Convivencia

sigue el modelo general de las Comunidades Terapéuticas, ofreciendo un lugar de auto-observación y de reestructuración a través de la vida cotidiana y de las tareas domésticas.


  • Psicoterapia

apela a una diversidad de instrumentos para el abordaje individual o colectivo de las problemáticas que afloran mediante la convivencia y como consecuencia del uso de las plantas medicinales.


  • Plantas medicinales

acompañan estrechamente cada etapa del tratamiento tanto para la desintoxicación inicial como para la exploración por cada residente de su mundo interior. Se da especial énfasis en el uso ritualizado y controlado, según la tradición amazónica, de plantas medicinales con efectos psicosomáticos. Esas prácticas exigen para su buen resultado la observación estricta de ciertas reglas: dietas alimenticias, abstinencia sexual (incluida la masturbación), ausencia de estimulantes, vida tranquila y concentración, ritmos de sueño adecuado, actividad física y descanso, baños y sauna, etc. Así, la alimentación forma parte del tratamiento: se evita frituras, exceso de dulces y de sal; se prohíbe los condimentos, el café; se da muy pocos productos lácteos. No se permite fumar durante el tratamiento.

El equipo terapéutico está entrenado en el manejo de plantas medicinales. Es tradición en el Centro que todo terapeuta pase por un proceso de iniciación y de auto-experimentación con la medicina tradicional amazónica. De este modo se asegura una verdadera relación terapéutica y un acompañamiento empático en el proceso del residente.

Las actividades terapéuticas son dirigidas siempre por profesionales. Los pacientes no están jerarquizados por antigüedad. Ningún paciente es responsable del cuidado de otro ni de dirigir actividades terapéuticas.

Principios básicos

Takiwasi es una Comunidad Terapéutica abierta, es decir las puertas del Centro siempre están abiertas, física y simbólicamente. Ningún paciente es internado ni retenido contra su voluntad. Los que deciden ingresar y quedarse están en el deber de respetar las normas básicas de funcionamiento señaladas en el Compromiso de Internamiento que se debe firmar al ingreso.

La utilización de medicamentos alopáticos está restringida solo a casos de urgencia. No se utilizan psicofármacos en ninguna etapa del tratamiento.

En Takiwasi durante el tratamiento no se recurre a medios de presión, manipulación, coacción ni de violencia, ni física ni psicológica. Recíprocamente, un residente que se atreve a usar tales métodos hacia sus compañeros o el personal del Centro se expone a la expulsión inmediata. Vale decir que el paciente que ingresa a nuestro Centro debe estar realmente motivado para curarse y el criterio fundamental para su admisión será su propio grado de motivación.

Se respetan los derechos humanos y el código de deontología médica, así como la libertad de culto religioso.



Esquema del trípode terapéutico del centro TAKIWASI


Vida cotidiana

Las actividades previstas para los residentes no son facultativas ya que hacen parte íntegra del tratamiento. Sin embargo las actividades de corte espiritual o religioso nunca son obligatorias, cada paciente siendo libre de participar o no, según su fe, su creencia o su filosofía de vida.

Durante el día los residentes están organizados en grupos de trabajos por áreas para cumplir responsabilidades en las tareas cotidianas comunitarias. Las áreas de trabajo en las mañanas son la cocina, limpieza, jardines, mantenimiento de las instalaciones, sembrío de frutas y hortalizas, panadería, entre otras actividades de ergoterapia. Toda lo producido es exclusivamente para el consumo interno. Participar en estas tareas actúa no sólo ordenando el entorno, sino estructurando a cada cual a nivel interno. Constituye también una forma de retribución personal a la dinámica del Centro.

Así cada paciente aprende a cocinar, hacer pan, lavar su ropa... o sea atenderse a sí mismo en aspectos elementales de la vida.

El Centro reúne a personas de procedencia, nivel social y contexto cultural muy contrastado, desde el campesino indígena local hasta el universitario de Lima o el estudiante europeo. Ello favorece el desarrollo de la flexibilidad mental, de la adaptación a los demás, de la toma de conciencia de sus propias características individuales en un proceso curativo de diferenciación.

En las tardes se llevan talleres ocupacionales en los que se realizan trabajos de artesanía, carpintería y otros, o alguna actividad artística como medio de expresión de los sentimientos (pintura, música, máscaras, payasos, etc.). Al finalizar la tarde se dan las reuniones psicoterapéuticas o psicoeducativas, charlas de cultura general y de capacitación. Sirven en especial a gestionar los conflictos interpersonales, aprender la tolerancia a la frustración, desarrollar una verdadera comunicación y abrir los horizontes de los pacientes.


Cotidianamente se organizan actividades deportivas, desde el clásico fútbol, hasta artes marciales, ping-pong, o disciplinas del atletismo.

También se llevan a cabo actividades lúdicas (juegos, fogatas, caminatas, campeonatos, etc.) y se deja espacios de ocio y descanso tanto en la convivencia cotidiana así como durante el fin de semana. TAKIWASI no propone una hiperactividad permanente que trate de distraer la atención del paciente de su problemática. Si bien se considera necesario no permanecer en debates mentales constantes, se procura a la vez que el tiempo de estadía sea un momento de auto-observación, de reflexión y de meditación.

Liberado de preocupaciones exteriores, el paciente puede orientar toda su energía hacia el conocimiento de sí mismo. Para ello también no hay salida del Centro hasta el tiempo de reinserción (más o menos al sexto mes). Sin embargo, el equipo terapéutico planifica paseos de un día cada 2 semanas y visitas regulares a la reserva botánica (una hora a pie del Centro, en plena selva) para trabajar, tomar plantas, participar en sesiones de Ayahuasca o realizar la "dieta" de retiro de 8 días que rompe el encierre.

Vale subrayar que el grupo de un máximo de 15 pacientes dispone de 2,5 hectáreas para esparcirse, con las puertas abiertas a la calle, un simple cerco de plantas y árboles, un lado del terreno bordeado por el torrente de Shilcayo donde uno se puede bañar. El contexto no evoca así un ambiente de encarcelamiento forzado de corte carcelario u hospitalario.

Marca la vida cotidiana el ritmo de las diversas celebraciones de la vida social (cumpleaños, compromisos o votos de abandono de las drogas, festejo de salida...), del proceso terapéutico (sesiones ritualizadas de plantas y de la "dieta" esencialmente) y de la vida espiritual (meditación, misas para los practicantes, ritos de reparación...).

Resultados del tratamiento

El análisis de los resultados del tratamiento en TAKIWASI se basa en el seguimiento posterior realizado a los pacientes egresados y que tuvieron como mínimo un mes de permanencia en el centro. No se toma en cuenta a los egresados antes de un mes porque solamente realizaron la etapa de depuración y no llegaron a iniciar el tratamiento propiamente dicho. El seguimiento se realiza durante los dos años siguientes al egreso de un paciente. El siguiente gráfico muestra la situación actual de los pacientes que realizaron el tratamiento y demuestra el alto porcentaje de exito de nuestro proceso terapéutico (54de cada 100 pacientes).



Gráfico estadístico de los resultados del tratamiento de adicciones en el centro Takiwasi