Cerrar

Política de Privacidad


Su privacidad es importante para TAKIWASI, por lo que hemos desarrollado una Política de Privacidad que cubre la forma en la que reunimos, utilizamos, transferimos y almacenamos su información. Tómese un minuto para familiarizarse con nuestras prácticas de privacidad.

Recolección y Utilización de Información Personal

La información personal está constituida por datos que pueden ser utilizados exclusivamente para identificar o contactar a una sola persona.

Se le puede solicitar información personal en cualquier momento cuando usted se contacte con el centro Takiwasi.

A continuación incluimos algunos ejemplos de información personal que el centro Takiwasi puede recolectar y cómo podemos utilizarla.

Qué información personal recolectamos

Cómo utilizamos su información personal

Recolección y Uso de Información General No Personal

También recolectamos información general no personal, la cual se compone por datos que no permiten asociación directa con ninguna persona. Podemos recolectar, utilizar, transferir, y revelar información general para cualquier fin interno de nuestro centro. A continuación incluimos algunos ejemplos de información general que hemos recolectado y cómo podemos utilizarla:


Protección de la Información Personal

TAKIWASI toma las precauciones -ya sean administrativas, técnicas o físicas – para resguardar su información personal de pérdidas, robos, o usos indebidos así como del acceso, la divulgación, modificación o destrucción no autorizados.

Integridad y Conservación de Información Personal

TAKIWASI le facilita la conservación de información personal de una forma precisa, completa y actualizada. La información personal se conservará por el período que sea necesario para cumplir con los fines establecidos en la presente Política de Privacidad, excepto que por ley se requiera o autorice un período de conservación superior.

El Compromiso de TAKIWASI con su Privacidad

Para asegurarnos de que su información personal está bien resguardada, damos a conocer estas directrices a todos los empleados de TAKIWASI e imponemos estrictas medidas de seguridad dentro de nuestra organización.

Ir a la página de inicio    
 
 
 
 

Preguntas Frecuentes sobre el uso de Ayahuasca en el Centro Takiwasi

En este listado se puede encontrar respuesta a algunas de las preguntas más frecuentes que recibimos sobre "sobre el uso de Ayahuasca en el Centro Takiwasi"


  • Pregunta: 1. ¿Qué tipo de recomendaciones se hace a alguien que toma Ayahuasca en Takiwasi?
    • Respuesta: La toma de ayahuasca a Takiwasi supone una preparación previa que empieza con la identificación de las motivaciones del sujeto. La intencionalidad es terapéutica y la mera curiosidad, el deseo de probar una “droga más” o vivir experiencias lúdicas no compatibilizan con el enfoque del Centro. Una entrevista con un psicoterapeuta del equipo trata de descartar disturbios mentales incompatibles con la toma de ayahuasca (esquizofrenia, disturbios de la personalidad, etc.). Se solicita llenar una ficha médica para excluir contraindicaciones médicas y si fuera necesario se pide exámenes médicos complementarios. Todo tomador deberá ingerir previamente por lo menos una planta purgativa (vomitiva).

      Antes de la toma se pide excluir de la dieta alimenticia carne de cerdo, condimentos fuertes (ají), alcohol, consumo de sustancias adictivas (incluyendo cannabis). Se recomienda evitar otros alimentos poco adecuados aunque no estrictamente prohibidos (helados, frituras, azúcar refinada en cantidad, conservas, comidas condimentadas, carnes rojas…) y se indica una lista de alimentos sanos adecuados. La prevención alimenticia debe establecerse por lo menos el día anterior a la toma y proseguir un mínimo de 2 días. La abstinencia sexual es también indicada para los mismos plazos de tiempo.

  • Pregunta: 2. ¿Existen personas que no deberían tomar Ayahuasca?
    • Respuesta: El uso de Ayahuasca se debe evitar en casos de procesos psíquicos disociativos donde se manifiestan elementos delirantes (psicosis). Del mismo modo, los casos llamados border-line deberán ser evaluados de manera individual con el fin de analizar para cada persona su capacidad de integración de la experiencia simbólica, su motivación, el entorno familial, etc.

      De otra parte, las contraindicaciones físicas son relativamente reducidas en lo que concierne a los problemas puramente orgánicos. Por cautela, son excluídas las personas que presentan graves deficiencias metabólicas (diabetes, uremia por ejemplo) o funcionales (insuficiencia cardiaca por ejemplo) o también en caso de patologías degenerativas avanzadas (lupus, esclerosis múltiple, SLA, etc.). Igualmente, la toma de Ayahuasca se descarta en personas que presentan lesiones digestivas que podrían degenerar en hemorragia a causa de los esfuerzos de vómito (úlcera estomacal, várices o fisura del esófago, etc.).

      Se excluye de las sesiones las mujeres embarazadas, más que todo durante los tres primeros meses del embarazo por los riesgos posibles de aborto debidos a los esfuerzos de vómito eventualmente inducidos por la Ayahuasca. Hay que subrayar que en la tradición indígena, el embarazo no representa ninguna contraindicación y hasta la toma de Ayahuasca es recomendada para dar mayor « fuerza » al feto. Los curanderos indígenas y mestizos evitan sin embargo acoger en sesiones colectivas a mujeres embarazadas cuya energía es muy potente y podría según ellos perturbar a los demás participantes.

      Otras razones « energéticas » son invocadas para excluir a las mujeres durante su periodo menstrual. Producto de una limpieza no solo física (útero) sino también energética (sangre), las reglas son consideradas como potencialmente muy perturbadoras y peligrosas durante el desarrollo de una sesión (inducción de « bad trip »).

      Finalmente, el riesgo de shock serotoninérgico vínculado al uso de anti-depresivos inhibidores de la recaptación de serotonina o SSRIS ha sido señalado como posible. Por cautela y en la medida de lo posible, el protocolo terapéutico emprendido a Takiwasi exige la suspensión de esos anti-depresores tres meses antes del inicio de tomas de Ayahuasca.

      Takiwasi decide la participación o no de una persona a una toma de Ayahuasca luego de un análisis de su expediente (carta de motivación-presentación, ficha clínica), de una entrevista con un miembro del equipo terapéutico y si fuera necesario con una consulta médica con un médico del equipo y el establecimiento de exámenes complementarios de laboratorio. La purga previa permite igualmente detectar bloqueos psíquicos o energéticos demasiado importantes que incitan a descartar el candidato de la toma de Ayahuasca o a proponerle otro protocolo terapéutico.

  • Pregunta: 3. ¿Las personas de edad pueden tomar Ayahuasca?
    • Respuesta: Las personas de edad avanzada pueden consumir Ayahuasca siempre y cuando su estado psico-físico no presente las contraindicaciones señaladas anteriormente. La edad avanzada constituye un factor de reducción de la dosis pero no es exclusivo y puede variar entonces mucho de una persona a otra. En general para todos los casos de supuesta fragilidad o vulnerabilidad física o psíquica, se empieza con dosis bajas que permiten evaluar la reacción del sujeto y adaptar las dosis siguientes. Se conocen curanderos de edad muy avanzada que siguen tomando Ayahuasca.

  • Pregunta: 4. ¿La dosis varía mucho de una persona a otra en una misma sesión de Ayahuasca?
    • Respuesta: La dosis de Ayahuasca puede variar de 1 a 10 en una misma sesión. Si la persona no es conocida se le da una dosis mediana para evaluar los primeros efectos, con posibilidad de volver a tomar una segunda dosis en el transcurso de la sesión. Se puede intuir de la dosis según la sensibilidad de la persona, su grado de intoxicación anterior con sustancias adictivas, indicadores de morfopsicología, su historia clínica o de vida, antecedentes psico-emocionales, etc..

  • Pregunta: 5. La Ayahuasca en ciertos casos puede producir una pérdida de consciencia. ¿Qué se hace en esos casos?
    • Respuesta: Habitualmente no hay pérdida de conciencia bajo los efectos de Ayahuasca. Se ve sin embargo casos de pérdida de conciencia temporal como manera para la persona de desconectarse o huir de una confrontación emocional que teme. Se trata en este caso de una reacción emocional que no presenta ningún peligro y se resuelve espontáneamente, pudiéndo ser ayudada mediante sopladas con alcanfor u otras maniobras de estímulo físico-energético.

  • Pregunta: 6. ¿Que son las "sopladas" y las "chupadas"?
    • Respuesta: La soplada es una técnica básica esencial del curanderismo que consiste en exhalar sobre el cuerpo del paciente humo de tabaco o vapores de perfumes, o preparados diversos generalmente aromáticos (canela, alcanfor, etc.). En esta operación, el curandero establece mediante el soplo una relación energética entre su cuerpo energético y el del paciente que permite que éste último se armonice con el cuerpo energético del curandero. Cada preparado tiene un efecto más específico: fortalecer, tranquilizar, proteger, etc. Se soplan también los ambientes para limpiarlos de malas energías o productos medicinales (como el Ayahuasca) para cargarlos de la energía del curandero antes de las tomas.

      La “chupada” consiste en que el curandero succione ciertas partes del cuerpo del paciente para extraer de su cuerpo energético perturbaciones energéticas. El curandero generalmente coloca en su boca tabaco, canela, alcanfor, etc., para ayudar a esa extracción difícil y protegerse de las malas energías que va extrayendo. La “chupada” se realiza más frecuentemente sobre: la cabeza (la corona, las sienes, la nuca) para bajar los efectos de la embriaguez de la Ayahuasca; el plexo solar (“boca del estómago”) para desbloquearlo y permitir al paciente vomitar la Ayahuasca u otra planta purgativa, o eliminar sus efectos cuando el paciente no logra vomitar y tiene dolor; una parte del cuerpo (más frecuentemente el abdomen) donde se localiza un “daño” o brujería.

  • Pregunta: 7. ¿Porque el vómito ocurre durante la experiencia con Ayahuasca?
    • Respuesta: Cuando el vómito sucede al inicio de la sesión, muchas veces señala que la persona rechaza la Ayahuasca por miedo, inseguridad frente a lo desconocido. No hay en este caso efecto purgativo sino intento consciente o no de evadir. En el transcurso de la sesión ciertas personas se esfuerzan a vomitar o inducen el vómito para esquivar los efectos del Ayahuasca. A parte de ello, el vómito espontáneo ocurre cuando la Ayahuasca alcanza con sus efectos psico-físicos los bloqueos del sujeto y los remueve. Se desata una confrontación entre las resistencias de la persona y la fuerza del Ayahuasca. Si las resistencias son más poderosas, la persona no vomita. Cuando la Ayahuasca vence ciertas resistencias, el sujeto vomita no solamente la Ayahuasca sino también los bloqueos correspondientes. En este caso actúa como una purga energética que purifica el sujeto a nivel físico, psico-emocional y/o espiritual. Por ello, para los indígenas, el vómito es señal de curación.

  • Pregunta: 8. ¿La Ayahuasca puede “sanar gente”? ¿En qué consiste la curación?
    • Respuesta: No se puede hablar de los efectos curativos del Ayahuasca sin tomar en cuenta lo que hace su uso eficaz o ineficaz y hasta peligroso. Toda pregunta sobre la “Ayahuasca” debería modificarse en pregunta sobre “el uso del Ayahuasca”. Así que hablar de manera virtual y abstracta de los efectos del Ayahuasca no tiene sentido y más bien es fuente de confusión. En todo lo que afirmaremos en este texto, nos referimos únicamente al tipo de uso dentro del Centro Takiwasi, lo que de ningún modo puede extenderse a las múltiples formas de uso del Ayahuasca.

      El Ayahuasca ejerce una activación inespecífica de los procesos naturales de reparación psíquica y por ello puede jugar un papel esencial de facilitador en los abordajes de psicoterapia. Podemos citar algunos elementos centrales de su acción en el ser humano:
      • Desplazamiento de la problemática psico-afectiva en el escenario de lo imaginario para permitir la re-elaboración de los conflictos intra-psíquicos
      • Visualización simbólica del universo interno
      • Aumento de la acuidad intelectual
      • Aumento de la capacidad de concentración
      • Afloramiento de memorias y recuerdos : reajuste de la historia personal
      • Reducción de la ansiedad
      • Estimulación de la vida onírica
      • Mejora de la auto-estima mediante el descubrimiento de una dimensión trascendental única del yo

  • Pregunta: 9. ¿Se puede considerar a la Ayahuasca como una medicina?
    • Respuesta: La Ayahuasca es de hecho una medicina, una gran y potente medicina. Por ello requiere del procedimiento clínico habitual que evalúa las indicaciones y contra-indicaciones a su prescripción. También se inserta en un complejo terapéutico donde se complementa con otras formas de intervención (acompañamiento psicológico, uso de otras plantas, seguimiento físico, etc.). La Ayahuasca es también más que una medicina tal como se entiende habitualmente en occidente ya que supera la búsqueda de la salud psico-física para responder a las interrogantes sobre el sentido de la vida, para alcanzar las cuestiones existenciales, el conocimiento de sí mismo, de la naturaleza humana, y el descubrimiento de las leyes que rigen al mundo invisible. Por ello, incluye inevitablemente una dimensión espiritual y abre a experiencias semánticas profundas que a veces se pueden calificar de auténticamente místicas.

  • Pregunta: 10. ¿Hay enfermedades específicas para las cuales la Ayahuasca podría ser beneficiosa?
    • Respuesta: No se puede decir que hay enfermedades específicas de las cuales se puede beneficiar con Ayahuasca ya que depende más del paciente que de la enfermedad. Por ejemplo, no se puede afirmar que la Ayahuasca cura el cáncer, pero sí existen personas con cáncer que se curan con Ayahuasca. De manera general, el Ayahuasca potencialmente tiene buena efectividad en enfermedades de origen psico-somático.

      Es también un instrumento potente (cuando bien manejado) en las patologías clasificadas habitualmente de psicológicas o psiquiátricas que resultan en realidad de una forma de perturbación energética de origen espiritual, infestaciones debidas a prácticas de magia, ocultismo, espiritismo, por herencias transgeneracionales malignas, etc. La Ayahuasca demostró ser interesante igualmente en los disturbios obsesivo-compulsivos (TOC). Se observaron resultados muy alentadores (por lo menos temporalmente) con el Parkinson (y síndromes parkinsonianos) que merecerían mayores estudios. Adicionalmente, la Ayahuasca es un anti-malárico natural y vermífugo

  • Pregunta: 11. ¿Cuáles son los contextos equivocados de utilización de la ayahuasca, y cuál sería la manera ideal de reglamentación pública de su uso?
    • Respuesta: Los efectos de las sustancias psicoactivas enteógenas (convencionalmente mal llamadas “alucinógenas”) dependen ante todo del contexto interior y exterior del sujeto, del “set” and “setting”. El set no se puede ni debe regular, es la libertad interior de cada ser humano. El setting o contexto exterior debe regularse un mínimo para evitar gruesos errores que podrían poner en riesgo la salud de las personas.

      En primera instancia su uso solitario, sin acompañamiento, no es recomendable aunque la prohibición es ineficaz (nunca una prohibición impidió a la gente consumir lo que quería), amoral (¿porqué no prohibir el alcohol y el tabaco que son mucho más peligrosos?) y peligrosa (favorece el mercado negro y asegura que se tomará en malas condiciones). Así que la regulación debe aplicarse solamente a ceremonias grupales. En la medida en que haya espacios regulados, transparentes y serios, la ayahuasca siendo poco lúdica, de sabor desagradable, obligando a pasar por confrontaciones interiores difíciles, el buen sentido común llevará la gran mayoría de candidatos a descartar el uso aventurero en solitario para preferir un mínimo de seguridad y acompañamiento.

      Lo esencial reside en la capacidad de conducción de las sesiones por personas previamente bien formadas que no necesariamente deben ser médicos. Esos terapeutas deben tener ellos mismos una experiencia personal sólida en el uso de Ayahuasca que es la mejor garantía de su aptitud a hacer frente a situaciones embarazosas durante una sesión. Para ello debemos distinguir entre los países que disponen de una experiencia cultural previa en este campo y donde médicos empíricos (curanderos) son perfectamente aptos a dirigir sesiones en contexto propio, y países donde no existe este contexto tradicional.

      En los países o zonas geográficas de uso ancestral del Ayahuasca, los grupos étnicos saben regular esas prácticas sin necesidad de intervención del Estado. Sin embargo en vista del mestizaje creciente, de la aparición del neo-chamanismo y del turismo chamánico, de la circulación creciente de bienes y personas, se tiende a desvirtuar el uso de la Ayahuasca. Para ello, el establecimiento de redes de curanderos basadas en códigos de ética consensuado entre esos practicantes de la Ayahuasca (lo que ya se empezó a realizar con la UMIYAC en Colombia y el RIMTAY en Perú), con mecanismos de integración y expulsión de la red señalados públicamente, es la manera más eficaz y práctica de asegurar una regulación del uso de la Ayahuasca.

      Finalmente, el verdadero peligro con el uso de la Ayahuasca es de tipo espiritual, ya que abre las puertas a las dimensiones del mundo invisible donde hay posibilidades de infestación por exponerse sin protección (esencialmente ritual) a fuerzas psíquicas y espirituales dañinas. Dentro de la corriente “New Age” son numerosas las propuestas terapéuticas o de desarrollo personal que esconden, conscientemente o no, fuentes de contaminación espiritual. Sin embargo, no existe ninguna autoridad habilitada para discriminar quién es quién y quién hace qué, por lo que no veo forma de regulación a este nivel. La ignorancia de esos peligros espirituales hace la sociedad occidental muy vulnerable a ellos. Por eso, la mejor prevención es la educación, la formación, el hablar abiertamente y difundir recomendaciones y consejos útiles.

^ volver arriba