Ir a la página de inicio    
 
 
/esp/faq.php

Historia del centro TAKIWASI

Basado en la experiencia previa de seis años de investigación de la medicina tradicional amazónica, y siguiendo una indicación recibida en el curso del proceso de investigación-análisis personal, guiado por maestros curanderos y con la ingesta de plantas maestras, el Dr. Jacques Mabit concibió la idea de un centro curativo para adictos utilizando recursos curativos tradicionales amazónicos, para lo cual se creó la ONG TAKIWASI en 1992, organización no gubernamental peruana sin fines de lucro y reconocida legalmente.

Se fundó posteriormente el Centro de Rehabilitación de Toxicómanos y de Investigación de las Medicinas Tradicionales, que, tomando también en cuenta algunos trabajos encontrados que relacionan adicción y medicina tradicional, empezó a acoger pacientes drogodependientes en agosto de ese año. Funcionó inicialmente con apoyo del gobierno francés y de la Comunidad Económica Europea; en la actualidad se autofinancia en la mayor parte, aunque también recibe aportes benévolos de particulares.

Takiwasi inicia sus actividades en la ciudad de Tarapoto, eje comercial principal de una región que es la primera productora de hoja de coca y de pasta básica de cocaína en el Perú. Aquí contrastan la riqueza de recursos curativos, vegetales y humanos, con los problemas más sentidos en nuestro país: narcotráfico, terrorismo, altos índices de pobreza extrema, población eminentemente joven, alta tasa reproductiva, falta de infraestructura vial, depredación forestal y aculturación.

La característica principal del Centro es ser abierto, no coercitivo, apolítico y no confesional. La labor terapéutica reposa en un equipo de profesionales; los pacientes internados tienen un organigrama horizontal, y su principal compromiso es ser responsables de su proceso personal.


Es una comunidad terapéutica no convencional, única en su género por la utilización de medicina occidental y tradicional. Además de dar internamiento a sólo quince pacientes simultáneamente, está reconocida por el Ministerio de Salud del Perú y por Contradrogas, y cumple todos los requisitos legales requeridos. Está asociada también al INMETRA (Instituto Nacional de Medicina Tradicional, del Ministerio de Salud).

La investigación es un pilar principal de la tarea de Takiwasi. Se lleva a cabo en las áreas de recursos de la Medicina Tradicional y su aplicación clínica, habiendo sido respaldada por la autoexperimentación previa. Así, los métodos terapéuticos aplicados en el Centro han sido experimentados por los terapeutas. La realización directa o el apoyo a estudios, tesis, protocolos, etc. enriquece continuamente el conocimiento científico concerniente a este campo, a la par que valida y optimiza los métodos estudiados.

La utilización de recursos de medicina tradicional, humanos, botánicos y culturales se conjuga con otras disciplinas curativas tradicionales y con métodos de aproximación psicológica modernos, como psicología transpersonal, gestalt, psicología jungiana y psicoanálisis, dentro de un marco de investigación científica occidental.

Cabe anotar que hemos tenido pacientes de otras regiones del país y extranjeros, cuya reacción al tratamiento fue similar a la de los locales pese a las diferencias culturales, sociales y lingüisticas. Si bien se utilizan métodos y plantas amazónicas, no se trata de un tratamiento que actúe basado en sugestión y útil solamente para un determinado grupo etnocultural; no está limitado culturalmente y por ello consideramos factible su modelización.

Los métodos terapéuticos empleados demuestran la conjunción de recursos de diferentes procedencia, pero articulados sobre un eje coherente dado por la medicina tradicional amazónica, que trabaja primordialmente sobre el cuerpo físico como sustrato que nos permitirá expresar las manifestaciones de lo mental, lo afectivo emocional o lo existencial/espiritual. Los métodos depurativos -purgas, vomitivos, sauna - ocupan un lugar preponderante en el tratamiento, así como el manejo de los estados modificados de conciencia, todo ello en un contexto ritual, respetuoso, en el cual la sacralidad recupera su lugar y su valor curativo y se inserta en lo cotidiano, en lo pragmático.

El tratamiento de Takiwasi crea un flujo continuo entre los tres ejes terapéuticos que interactúan y se alimentan mutuamente. Los contenidos surgidos en las sesiones de plantas son metabolizados en las sesiones psicoterapéuticas e integrados a lo cotidiano, así como los problemas convivenciales, pero a su vez son alimentados por estas instancias, y así sucesivamente.

Mediante la investigación de los recursos de medicina tradicional aplicada al área de trabajo de Takiwasi - el tratamiento de las drogodependencias - intentamos validar esta medicina, que es un cuerpo de conocimientos vivo, vigente, eficaz y aceptado por la población local.

Nos apoyamos en el saber curanderil empírico, autóctono, y en el científico occidental, enriquecidos por el contacto directo y contínuo con curanderos locales e investigadores o terapeutas que van ampliando estos conocimientos. El constante descubrimiento de recursos para el tratamiento de las drogodependencias, pero que también se pueden aplicar a otros campos curativos, nos muestra que no hay contradicción entre el conocimiento subjetivo y el objetivo, sino complementariedad.

Así pues, se puso en funcionamiento un laboratorio de procesamiento de plantas, que permite elaborar diferentes productos medicinales con muy buena acogida y que contribuye hoy en día una de las fuentes de financiación para el Centro. Debemos notar el importante papel que desempeña Takiwasi respecto a la revalorización de los recursos curativos locales entre la población, al recuperar algunos de ellos ya en desuso.

En el Centro se mantienen vínculos con curanderos de diferentes etnias; se participa activamente en la revalorización de la cultura indígena y se propicia espacios de intercambio y organización que afianzan el movimiento indigenista, como el II Foro Internacional del Consejo Interamericano Sobre Espiritualidad Indígena (CISEI), del cual Takiwasi es miembro directivo. El encuentro se llevó a cabo en Tarapoto en Noviembre de 1998, con la asistencia de 250 personas, 34 representantes indígenas, investigadores nacionales y extranjeros (10 países representantes), 50 ponencias, 11 rituales y 8 mesas redondas. Pese a las diferencias, se consiguió un verdadero intercambio entre curanderos indígenas del Perú, Méjico, Guatemala, Ecuador, Estados Unidos y Bolivia a través de rituales, terapias individuales, mesas redondas y discusiones libres en los espacios recreativos.

Como parte de la proyección a la comunidad, Takiwasi atiende pacientes por problemas de índole psicológica en sus consultorios externos, así como brinda apoyo a instituciones locales mediante peritajes, consejería, charlas con contenidos sobre prevención de adicción, medio ambiente y de índole social.

Consideramos importante la formación de terapeutas e investigadores que compartan la misma sensibilidad con respecto al tema drogodependencia y deseen investigar y experimentar las técnicas utilizadas, participando en las actividades del Centro e intercambiando conocimientos. Se realizan seminarios y estadías de formación personal y profesional para terapeutas nacionales y extranjeros, además de interrelacionarnos con otras instituciones con los mismos objetivos. Para ello se implementa una red internacional de intercambio y reflexión sobre los estados modificados de conciencia y la utilización de recursos ancestrales hacia la comprensión del tema adictivo, contándose además con una publicación periódica (Revista Takiwasi) y una amplia base de difusión en los medios con producción de videos, folletos, artículos y participación en eventos nacionales e internacionales.