Ir a la página de inicio    
 
 
 
 

Articulación de las Medicinas Tradicionales y Occidentales:
El Reto de la Coherencia

Conferencia del Dr. Jacques Mabit para el Seminario-Taller regional sobre Políticas y Experiencias en Salud e Interculturalidad, Quito, junio 2004, organizado por el Ministerio de Salud Pública y Unidad de Desarrollo del Norte.

Autor: Dr. Jacques Mabit

Médico, fundador del Centro Takiwasi

Fecha Publicación: 2004

  • Presentación
  • Panorama Actual del Campo de las Medicinas
  • La Necesaria Relación: ¿Confrontación o Articulación?
  • Modelos Epistemológicos
  • Propuestas
    1. Crear espacios de encuentros posibles
    2. Fomento de una capacitación mixta

Extracto


Creo oportuno presentar brevemente mi itinerario profesional para señalar cómo me encuentro precisamente en esta disyuntiva entre medicinas tradicionales y medicina occidental. Después de graduarme de médico en Francia, estudié patología tropical en Bélgica y medicina natural (naturoterapia) en un programa académico de la Universidad de París XIII (Bobigny). Estas dos últimas especializaciones me permitieron luego entablar relaciones más cercanas con los practicantes de medicina tradicional de los países del Sur, en base a un intercambio de conocimientos más que a una investigación unilateral.

En el marco de un convenio franco-peruano, fui director del pequeño Hospital de Lampa en el Altiplano peruano durante 3 años (1980-83). En vista de las extremas limitaciones logísticas, en recursos humanos y técnicos, tuvimos que apelar a los recursos disponibles localmente fuera de la institución de salud. Para ello organizamos un Comité Multisectorial de la Salud que tuvo que articular actores procedentes de diferentes sectores profesionales (agricultura, justicia, educación, etc.) y socio-culturales (indígenas quechuas, blancos y mestizos; hombres y mujeres; campesinos y profesionales, etc.). Redacté mi tesis para el doctorado en medicina a propósito de esta actividad de salud multisectorial que se desarrolló dentro de los lineamientos de la Salud Primaria promocionada por la OMS con capacitación de promotores de salud y demás agentes de salud (Mabit, J., 1984). En esta oportunidad, tuve que intercambiar de cerca con curanderos, parteros y parteras, sobadores (hueseros)... y así descubrir la eficacia y eficiencia de sus conocimientos, su pericia en sus respectivos campos y su real servicio a su comunidad. Al mismo tiempo tuve que darme cuenta de que esos saberes tradicionales cuyos resultados tenía a la vista no correspondían a categorías nosográficas, diagnósticas ni terapéuticas transmitidas por la enseñanza universitaria. Como si hubiera un ángulo muerto en nuestro campo de conocimiento occidental, una zona ignorada, oculta al pensamiento racional predominante en las aulas.

Durante dos años asumí misiones de evaluación de proyectos de salud a cuenta de diversas ONGs europeas, lo que me llevó a visitar y trabajar en zonas deprimidas de diversos países del mundo (Burkina-Faso, Túnez, Perú, Filipinas, Bangladesh,...). En todos esos lugares, la medicina tradicional era bastante presente y activa bajo formas culturales diversificadas. Representaba un recurso esencial para esas poblaciones.