Ir a la página de inicio    
 
 
 
 
FECHAS RETIROS AÑO 2017
Inicio Término Condición
12 Enero 21 Enero Concluido
16 Febrero 25 Febrero Concluido
30 Marzo 08 Abril Concluido
18 Mayo 27 Mayo Concluido
15 Junio 24 Junio Pocas Vacantes
27 Julio 05 Agosto Abierto
07 Setiembre 16 Setiembre Abierto
02 Noviembre 11 Noviembre Abierto
30 Noviembre 09 Diciembre Abierto

Precio

S/. 2,000 nuevos soles

Se puede pagar en moneda extranjera al tipo de cambio del día

Se puede pagar con la tarjeta VISA o MASTER CARD con un recargo de 6-7%

El precio no incluye el alojamiento ni alimentación los días fuera de la dieta



¿En que consiste un Retiro/dieta en TAKIWASI?

Consiste en un retiro temporal en la reserva botánica de Takiwasi, generalmente de diez días, en aislamiento, con ingesta ritualizada de las denominadas “plantas maestras”, bajo un determinado régimen alimentario y normas muy estrictas de manejo corporal y psíquico.

Se crea así un espacio en contacto con la naturaleza, dedicado a la depuración física y energética, para eliminar las sustancias que bloquean la sensibilidad. Esto favorece la producción onírica, la rememoración de situaciones pasadas no metabolizadas y la introspección profunda; en fin, el encuentro con el “maestro interior”.

Abrimos una puerta interior que nos permite tomar contacto con nuestro ser profundo, pero que al mismo tiempo nos pone en situación de vulnerabilidad. Por ello, las medidas de protección energética son rigurosas tanto para el dietador como para la persona que lo atienda. Se trata de evitar los excesos del esfuerzo físico, la exposición al sol, la lluvia, el fuego, ciertos sabores y olores (incluso de útiles de aseo), el contacto con otras personas (en especial enfermos, mujeres menstruando y personas que hayan tenido recientemente una relación sexual). Se obvian situaciones que generen tensión. Se exige abstinencia sexual, disposición cuidadosa de las excretas y sobre todo una alimentación especial.

Si bien cada “maestro” impone sus normas de acuerdo con las plantas a ingerirse, en la gran mayoría de casos se permite sólo la ingesta de arroz, avena, plátano verde asado (karantin) o sancochado (inguiri), todo preparado sin sal ni dulce ni ningún saborizante, una o dos veces al día (eventualmente se ayuna). El “dietador” será atendido por un terapeuta, y tres veces durante la dieta será visitado por un psicólogo para ayudar a integrar la experiencia, serán las únicas personas que verá durante este periodo.

Al término de este retiro se cortará la dieta. Un curandero “icara” en los puntos energéticos del paciente y le da una mezcla de limón, cebolla picada, ajo, ají y sal, sintiéndose el efecto reconstituyente inmediato de la sal. Posteriormente tomará la primera comida luego de 8 días consistente en un caldo de gallina con verduras, para regresa al día siguiente a la ciudad. Para que las plantas continúen actuando al regresar, algunas restricciones se prolongan durante un período de tiempo variable (15 a 30 días).

No debe probar dulce (aun natural como las frutas), carne de cerdo, picante ni licor; tampoco estar en contacto con perfumes intensos ni tener relaciones sexuales; frecuentar enfermos ni velorio. Todas estas situaciones conllevan el riesgo de alteración energética, física y/o mental, que a veces puede ser muy llamativa y que en todo caso requiere un tratamiento adecuado de regulación energética.

Los contenidos tocados en la dieta incluyen eventos y aspectos de vital importancia para cada persona, muy íntimos y fuertemente ligados a sus bloqueos y traumas. Por eso es menester, en un trabajo psicoterapéutico ulterior, analizarlos y aclararlos, proyectar hacia futuro lo aprendido y aplicarlo a lo cotidiano, pues la dieta es un espacio preferentemente de aprendizaje.


Efectos

Con determinadas plantas observamos, en algunos casos, malestar, dolor generalizado o localizado, vómito, irritabilidad, mareo o diarrea; pero en ningún caso fueron tan importantes como para interrumpir la dieta y son parte de manifestaciones de una depuración general transitoria. Es frecuente el insomnio, pero hay un notable aumento de la actividad onírica y una amplificación sensorial, efectos que persistirán después de reiniciada la ingesta de sal.

Puede haber también efectos agradables como visiones placenteras, sensación de integración con la naturaleza, ampliación de conciencia, y conexión con la espiritualidad y lo trascendental.

No podemos atribuir estos efectos a un único agente en especial, pues coexisten condiciones favorables que tienen efectos sinérgico: el espacio físico en contacto con la naturaleza, el espacio ritual dedicado a este retiro (se obvia la noción de tiempo), el aislamiento, la ausencia de actividad física, la dieta alimenticia y las plantas que se ingieren.